La excéntrica historia del fundador de McAfee Antivirus

La excéntrica historia del fundador de McAfee Antivirus

Como ya se sabe, McAfee es un antivirus gratuito que pertenece a la compañía Intel Security. Este antivirus fue fundado por John McAfee, que es un programador informático estadounidense que nació el 18 de septiembre de 1945. Fue uno de los primeros en plantear un software antivirus y de desenvolver un escáner de virus informático.

John McAfee empezó trabajando como programador en el Instituto de la NASA para Estudios Espaciales en Nueva York. Posteriormente, empezó a trabajar en una compañía aeroespacial llamada Lockheed, donde empezó a desarrollar sus primeros programas antivirus.

Después de renunciar a trabajar en Lockheed, John McAfee comenzó a trabajar de pleno y a tiempo completo en su propia empresa enfocada al desarrollo de software de antivirus llamada McAfee Associates, siendo uno de los pioneros en vender sus propios productos mediante un modelo nuevo, que luego se dio a conocer con el nombre de shareware, el cual permite un uso gratuito de un programa manteniendo algunas funciones limitadas, las que se podrían utilizar comprando la licencia.

Fue así como nació uno de los antivirus más conocidos en el mundo. Poco después de que se fundara esta compañía, John McAfee deja su propia empresa después de vender todas sus acciones. Después de 15 años y de varias malas inversiones, se dice que en 2009 John McAfee se mudó a Belice para poder invadir impuestos porque se encontraba en un periodo de mala economía, en la que perdió 96 millones de dólares de la fortuna de 100 millones de dólares.

La principal razón por la que se mudó a ese país fue que notó cierto empuje al iniciar una nueva empresa en el campo de detección de quórum bacteriano. La empresa se llamaba QorumEx y tenía su sede en Belice. Esta empresa se dedicaba a la producción comercial de antibióticos naturales a base de tecnología antiquorum.

Así, este país de Centroamérica le sirvió de refugio durante un tiempo, que además, era amante de yoga y llegó a escribir algún libro sobre ese tema. En este momento se pensaba que este podría ser el final de la historia de John McAfee, pero no fue de esta manera.

Según el New York Times y la revista Wired, el estilo de vida que llevaba este empresario era de todo menos tranquila, ya que las drogas y las prostitutas estaban muy presentes en su vida. Además, en abril de 2012 la policía de Belice allanó su casa por la sospecha del manejo de un laboratorio de drogas sintéticas y la posesión de armas de fuego ilegales. Después de estar unas horas arrestado, fue liberado sin cargo ninguno.

En noviembre del mismo año, se volvieron a conocer más detalles sobre John McAfee, que reportó a la policía que alguien había envenenado a sus cuatro perros, por lo que les disparó en la cabeza. Pero pocos días después de eso, la policía de Belice estaba buscando a este empresario por asesinato, ya que era uno de los principales sospechosos del asesinato de su vecino, el empresario estadounidense Gregory Viant Faull, el cual apareció muerto en su casa con una herida de bala en la cabeza.

Al parecer, John McAfee era sospechoso de este asesinato porque Gregory Viant Faull se había quejado anteriormente y de forma pública de la agresividad de los perros y guardias que tenía el creador de McAfee, al que culpaba de de asustar a los turistas y a la gente que vivía ahí. Debido a esos roces que tuvieron, la policía de Belice decidió interrogar a McAfee, quien se negó y terminó huyendo argumentando que las autoridades son corruptas y que lo perseguían por haberse negado a pagar los dos millones de dólares al partido de Gobierno.

Después de haber desaparecido, la policía de Guatemala detuvo a John McAfee por entrar de forma ilegal al país. Pero su presidente, Otto Pérez Molina, le había negado el asilo en ese país. Ese mismo día, McAfee fue ingresado en el hospital de Guatemala tras haber sufrido dos ataques infartos.

En diciembre de ese mismo año, después de permanecer en un albergue de Migración, lo trasladaron al aeropuerto para que pusiera rumbo a EEUU, donde el empresario aseguraba que se sentiría mucho más seguro que en los otros dos países en los que había estado, Guatemala y Belice.

McAfee ofreció una recompensa de 25.000 dólares por información relacionada con la muerte de Faull, pero asegura que no fracasaron sus intentos de ponerse en contacto con la familia de este. Pero para la familia de Faull, la recompensa no le pareció el mejor gesto, ya que sugirieron que si realmente quería ayudar en ese caso, hubiera cumplido en el momento de hablar con la policía sobre el tema.

Un portavoz del gobierno de Belice aseguró que las autoridades aún querían hablar con él, porque aún seguía siendo persona de interés. Y además, hasta que el caso no fuese resuelto, el empresario seguiría estando bajo sospecha. Pero McAfee aseguró que podía vivir con ello.

A pesar de todo lo ocurrido en Belice, no quiso olvidar su paso por ese país, por lo que escribió una novela gráfica en la que trabajó con una empresa canadiense para producir, posteriormente, un documental y una película sobre el tiempo que estuvo viviendo allí.

Una vez que volvió a EEUU, anunció su nuevo lanzamiento, que era un gadget de 100 dólares que prometió que podría hacer invisible a cualquier usuario en la red. Dijo que las unidades cabrían en los bolsillos de la gente y permitirían que los dispositivos móviles, las tablets y los ordenadores se comunicasen con los dispositivos de otros propietarios en un radio de de tres cuadras.